Las mujeres son guerreras

Este 8 de marzo las mujeres paramos y salimos a la calle para recordar al mundo que queda mucho por hacer hasta lograr la igualdad real. Sin embargo, las mujeres no somos guerreras con lazos morados o cintas verdes (dependiendo del país) solo una vez al año. Tampoco nos ganamos créditos de guerreras por corear en masa cantos contra el sistema patriarcal, ni por manifestarnos con el busto expuesto, ni por graffitear, ni por gritar. Somos guerreras cada día.

Una mujer se hace guerrera en la lucha diaria. Escondidas entre las miles de noticias en las que las mujeres son víctimas de violencia, se encuentran las noticias de mujeres que se presentan a exámenes universitarios con sus bebés en brazos, mujeres que cruzan pueblos enteros a pie para recoger agua para sus familias, mujeres que compiten en deporte de alto nivel y se enfrentan con toda su fortaleza al machismo que domina esas esferas. Guerreras son nuestras representantes sociales, nuestras políticas y organizadoras no gubernamentales, que combaten el miedo diario a ser la diana de críticas y violencia. Guerreras son las madres solteras, haciendo malabares para que el salario les alcance y dar una mejor vida a sus criaturas. Guerreras son las jóvenes que viajan solas a otra ciudad a formarse profesionalmente y también las que emigran en busca de un futuro mejor. Guerreras somos todas, de una manera o de otra.

Como escritora, peleo a diario para defender que tengo mucho que contar y que decir. Como madre, me convierto en escudo para que mi hijo no herede los patrones de la masculinidad hegemónica y crezca libre de estereotipos de género. Como trabajadora, compito en una industria masculinizada donde debo repetir mis opiniones para que a la tercera sean escuchadas.

Yo sé que si nosotras paramos, para el mundo. No porque sea un eslogan feminista conveniente, sino porque las mujeres estamos en todos los ámbitos. La economía y la eficiencia de la sociedad debe mucho a nuestros esfuerzos diarios. Las mujeres lograron el voto hace ya un siglo, pero nos siguen matando. Las mujeres logramos, gracias a la lucha feminista, ser iguales sobre el papel. Ahora queremos serlo en las calles.

Nos dijeron que nuestros cerebros no estaban capacitados para el trabajo y el estudio y, a día de hoy, somos más de la mitad de la población trabajadora y llenamos las universidades de casi todo el mundo. Nos dijeron que la maternidad era un trabajo a tiempo completo y que nos correspondía biológicamente. Como somos guerreras, trabajamos, criamos y crecemos espiritualmente porque nuestro recorrido vital no acepta el freno de las conciencias machistas. Gracias a nuestra lucha, los hombres ahora tienen el privilegio de ser padres involucrados y presentes en la vida de sus criaturas. Nos dijeron que nuestra honra dependía de los hombres. Pero nuestra honra es nuestra. La sororidad es la mejor defensora de nuestro honor.

Será que siendo feminista me rodeo de las mejores guerreras y por eso veo la lucha cada día en pequeños actos. Esa amiga que lleva y recoge a su hija en el colegio todos los días, aun teniendo que hacerse un recorrido infernal desde el trabajo para llegar a tiempo. Esa amiga a la que no le importa poner en jaque la relación con su esposo para defender la libertad de su hija a tomar sus propias decisiones. Esa amiga que encuentra el valor para divorciarse, no de un marido, sino de una vida de seguridad y privilegio, para encontrarse a sí misma. Esa amiga, quien al no encontrar trabajo, decidió empacar su mochila e irse a recorrer mundo. Esa hermana, que no se calla ante las injusticias ni acepta una vida impuesta por otros.

A todas las guerreras, mi más profunda admiración. Por ellas, y por quienes han sido despojadas de su espíritu de lucha, salimos a la calle para protestar contra la violencia, contra la injusticia, contra los estereotipos y a favor de la igualdad. Orgullosas de nuestro sexo, que lejos de ser débil, es nuestro arma más poderosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s